Rafa Saavedra (1967-2013)

De malversando.txt
(Redirigido desde «Rafa Saavedra»)
Saltar a: navegación, buscar

Descargar como: [pdf]



Querido Rafa Saavedra (acá @rafadro), dos puntos:



¿Y si no escribimos en la frontera entre la emoción y el estilo, con qué escribimos, pues, bro?

Hoy por la mañana recibí un lamentable mensaje en donde una amiga me informaba de tu fallecimiento por infarto. La mala nueva me llenó de tristeza, una tristeza ciertamente inédita porque a pesar de que nunca te conocí personalmente, con frecuencia intercambiábamos comentarios breves por tuíter y esa nueva manera de relacionarnos crea afectos inesperados y ganas de llorarte como si de un amigo entrañable se tratara (y aquí es donde el subjuntivo se arrepiente de sí mismo y brutalmente se hace un lado para darte tu lugar en indicativo): porque en efecto de eso te tratas: de un amigo entrañable con el que me citaba de aquella entrópica manera, sin acuerdo ni predisposición previa, por el mero azar de estar ambos embebidos en tecnología, no en el mismo lugar espacial pero sí en el mismo espacio temporal de este presente radical tuitero, bloguero, feisbuquero: aquí y ahora tú y yo together a pesar de la geografía, la genealogía y el social status.

Que profundo me estoy poniendo, pal. Tu bloody culpa. ¿Por qué te tuviste que ir así, tan abrupta y subrepticia y elegantemente, entre todos esos amaneceres premonitorios que colgaste en féisbuc y esas frases poderosas, libres, del que intuye con lenguaje que está a punto de abrirse en open source el corazón para el quirófano?

Escuché por primera vez tu nombre mentado en labios (en blog, sería más preciso) de Heriberto Yépez, que hablaba de ti como de un gurú de la condición fronteriza. Habiendo yo nacido en Mexicali y habiendo vivido un año en Tijuana, los modos y las maneras en que ustedes se desmarcaban de la Meca chilanga para centralmente escribir la periferia fronteriza norteamericana me intrigaban y fascinaban por igual. Así fue como te descubrí  en magnífico paleobloguero: empezaste a bloguear en 2001 y escribías no en espánglish, sino en un español resentido por la violenta clave americana, un español fascinado y a la vez castigado por la lengua domninante, bravucón cuando amenaza con irse al otro lado para siempre, cariñoso cuando regresa entre requiebros para confesar que siempre no se fue porque su querencia es justamente esa doble condición de puente agrietado o grieta-túnel bilingüe de ida y vuelta.

Y encima tu música. Leer tus textos en Bukonica fue descubrir una prosa con alma de playlist: sintetizador mata corrector ortográfico: historias intolerantes a esas tramas argumentales tan propias del papel, pero por el contrario perfectamente compatibles con la distracción constante del cristal líquido: parrafadas hiperestésicas de adolescente hipersensible cuyas amenazas tiene forma y manera de hipervínculo queriendo (hu)irse a la chingada del confinamiento semántico al que el hilo del discurso lo somete para ir a liberar su hedonismo en la orgía formal del sonido.

Pero no estamos aquí para hacer teoría crítica, bro. Estamos aquí para lamentarte desde el libre albedrío de la emoción más cursi, o poniéndotelo en instagram para que me entiendas: queremos calcar el movimiento pendular que te llevaba de la orilla de la noche más excesiva, bilingüe y nihilista hasta ese relajo dionisiaco en donde ojeroso, alcoholizado y euforizado, alcanzabas a llegar a tiempo a Playas de Tijuana para bañar tu incipiente optimismo en el amanecer.

Porque desde tu ojo niurro (y no es albur, bro, sino metáfora de cinco y diez) las playas de Tijuana eran cachondas Muertes en Venecia previas al balbuceo en modo Apocalipsis Now de la cruda y el necesario descanso para reponer fuerzas, recargar la batería de litio y sumergirse de nuevo en la noche tijuanense con las antenas del lifecasting bien abiertas y unas crónicas cubistas cuyas esquirlas salían disparadas/declinadas en tuit, blog, féis y podcast.

Era tu prosa de paso por este presente que todavía ayer, obnubilados por música, la fiesta y la tecnología, asegurábamos eterno. ¿Y ahora qué hacemos? Favearte y likearte rabiosamente esta última y elegante secuencia de tu despedida en línea, las palabras sentidas y exactas pasadas por la mano, la pluma, el papel (antiquísimos soportes) para luego ser fotografiadas, instagrameadas, tuiteadas y feisbuquadas en vivo y en directo a moco tendido hacia nuestro lado: el de los virtuales vacíos.

Un infarto a los 44, what the fuck? ¿O tenías 46?

Elegía, compadre, elegy, élégie. ¿Compadres o zombies? nos dabas a elegir en un memorable tuit. Nos vas a hacer falta, @rafadro. Pero ese vacío atmosférico que tu presencia deja en la noche tijuanense y tuitera será, te lo aseguro, fértil. Míranos: llenos de ganas de leer y escribir hacia ti.

No descanses en paz, bro. Mejor reviéntate en el ritmo total y permanente de la más beyondera materia nocturna.


In memoriam Rafa Saavedra, from Tijuana West Coast. Cronista snobground. Fanzinero-revistero de luxe. CDJ en alza. Escritor sin tiempo. Radio show producer. Fotógrafo de escenas y nimiedades. Bloguero posteverything.


Links:: Crossfader Network blogBukonicaSelector de Frecuencias show,

podcastmyspace, TwitterLast.fm


Rafasaavedra.jpg