Virgen del estereograma

De malversando.txt
Saltar a: navegación, buscar

Descargar como: pdf

Tenía bonitos ojos. Todos los clientes se lo decían. Como eran ojos grandes, la travestida los delineaba por el borde interior de los párpados, con línea negra y fina. Cerca del rabillo se aplicaba sombras oscuras, que iba aclarando al llegar al puente de la nariz. Prefería los tonos ocre, marrón o tierra porque estos colores destacaban el verde atigrado de sus pupilas. La travestida se rizaba las pestañas con una cuchara para dejarlas encrespadas y abiertas, como de muñeca. Al terminar, se quedaba un rato frente al espejo, buscándose en su propio iris. Ese reflejo esférico de sí misma le parecía más verdadero: en él se sentía más femenina. En ciertas ocasiones, cuando acompañaba el maquillaje con tragos de Oso Negro, su reflejo se le presentaba ataviado con los atributos de una mujer pura. Nunca lo había confesado, pero con frecuencia se preguntaba si esa mujer que aparecía dentro de sus pupilas no sería una visitación de la

Virgen del estereograma

Amarilis era una travestida devota. Antes de salir a trabajar se persignaba y apagaba las veladoras, prometiendo a la virgencita que las encendería al regreso. El taxi las esperaba frente a la vulcanizadora. Lo compartía con otras dos chicas. El taxista hablaba poco. Buenas noches, Amarilis. Buenas noches, don Felipe. Ese día habían decidido partir media hora antes porque era viernes y habría más tráfico. Desde el asiento trasero del taxi, el trayecto se les había hecho eterno. Para vencer el aburrimiento, Amarilis había fijado los ojos en el espejo retrovisor: sabía que ciertas miradas suyas ponían nervioso a don Felipe. Dos horas y media después, el taxi se había detenido en la gasolinera de Viaducto e Insurgentes, de donde Amarilis había taconeado hasta el metro cuadrado de pavimento que le correspondía. Los primeros coches habían aparecido a eso de las nueve, a vuelta de rueda, con los faros encendidos y racimos de ojos saltones colgando del parabrisas, ¿que pasó, papacito, te vas a animar?

La mataron ese viernes. Ocurrió muy rápido. Lo último que sus pupilas vieron antes de apagarse no fue el manto de la virgencita, sino dos palabras tatuadas en el antebrazo que la acuchillaba:

Macho Estéreo

El macho llega al Viaducto en taxi, sus ojos saltones escrutan a las putas por la ventanilla, se fijan en Amarilis, se detienen. ¿Qué pasó, papacito, te vas a animar? Tras negociar el precio, el macho abre la portezuela pero Amarilis rechaza la invitación: ella no viaja en taxi ajeno. Con el esmalte rojo de su índice, señala el taxi de don Felipe, estacionado frente a la gasolinera: ¿me sigues? El convoy enfila hacia el Hotel Encanto. En el ascensor, el macho confirma lo que ya había sospechado por la ventanilla: Amarilis es de su misma complexión, casi de su misma estatura. La toma por el talle. La besa. Sabes a Oso Negro. ¿Te gusta? Me gustan más esos dos ojos, ¿me los regalas? El ascensor se detiene. El macho la sigue por un corredor. Amarilis gira la llave, enciende la luz, deja su bolso de mano sobre la mesa de noche. El macho cierra la puerta con pestillo y se adueña del control de la televisión. ¿Quieres porno? canal ciento veinte, ya desvístete corazón. Desvísteme tú, y luego ponme tu ropa. ¿Mi ropa? Sí, quiero vestirme con tu ropa y también quiero que me maquilles y me rices las pestañas; quiero tener unos ojos como los tuyos. Eso te va a salir más caro, rey. El macho abre la billetera, le entrega el triple del precio acordado. Amarilis asiente: está bien, corazón, te vas a ver preciosa.

Con parsimonia, casi amistosamente, Amarilis lo desviste, lo maquilla, lo disfraza de travestida. El macho se deja hacer. ¿Qué significa ese tatuaje? Que soy macho por los dos lados. ¿Dónde te lo hicieron? Me lo hice yo solito, como los machos. ¿A poco sabes tatuar? Aprendí en el reclusorio. Yo tengo la virgencita tatuada en la espalda, ¿ya la viste? Si pero no te la dejaron bien, yo te la hubiera dejado más chida. Macha presumida. ¿Y esa cuchara? Es para rizarte las pestañas, no te muevas. Al terminar, Amarilis guarda sus cosméticos en el bolso de mano. El macho se mira al espejo. Amarilis lo abraza por la espalda: sin ese bigote seríamos idénticas.

Una cama es destendida, un preservativo es puesto, un pene es embocado, unos labios son devanados, un beso es mordido, un lubricante es untado, un tórax es encorvado, unas piernas son despatarradas, un tronco es encaramado, un dolor es fingido, un vaivén ido y venido, el aire suspirado, la boca abierta, la frase dicha: el hombre soy yo. Sí, papacito, dale, que el hombre eres tú, pero un brazo es levantado, un puño es apretado, un puñetazo hendido, ¡cállate, pinche puto, el hombre aquí soy yo! y unas uñas son clavadas, un bíceps es arañado, un omóplato es mordido, un vientre es aplastado, el peritoneo embestido, el odio dilatado, el dolor bramido, ¡grita, maricón de mierda, grita que el hombre soy yo¡ y el arma es al fin descubierta, el tumulto es desenfrenado, el frenesí desenvainado, un último parpadeo parpadeado, el golpe atestado, el semen exultado, la nuca rota, la herida abierta,

Un travesti asesinado

La Jornada, 8 de abril. El cuerpo sin vida de Félix López, alias Amarilis, de 27 años, fue encontrado ayer por la madrugada en el Hotel Encanto ubicado en la colonia Escandón. Elementos de la policía capitalina informaron que el cadáver del hoy occiso presentaba lesiones por arma punzocortante en la región dorsal y traumatismo craneoencefálico. Las primeras investigaciones revelaron que el asesino se sirvió de la ropa de la víctima para salir del hotel sin levantar sospechas. Fuentes policiales se mostraron confiadas en su pronta captura debido a que, antes de huir, el asesino debió afeitarse el bigote en el lavabo mismo del hotel, dejando valiosa evidencia genética para la averiguación. El informe del laboratorio móvil de criminalística reporta que la víctima fue identificada gracias a un documento de identidad hallado en su bolso de mano, en donde también fueron encontrados un estuche de productos cosméticos, dos imágenes religiosas, un paquete de preservativos, un botellín de Oso Negro, un frasco de crema lubricante y una credencial acreditando a la víctima como donador afiliado al

Círculo Guadalupano de Donadores de Órganos

Los problemas oculares del ingeniero comenzaron un viernes cualquiera, cerca de su trabajo, en una calle aledaña al Banco Unión. El ingeniero debía pasar por ahí todos los días porque ese era el camino más corto entre el estacionamiento y el banco. La calle estaba flanqueada de puestos ambulantes, en los que el ingeniero nunca se detenía porque él pertenecía a un estrato social incompatible con el comercio callejero, en particular con ese olor a carne, maíz y grasa que su olfato tanto aborrecía. Sin embargo esa tarde, sin saber bien por qué, su mirada se detuvo en los caracteres burdos de uno de esos letreros manuscritos que con frecuencia coronan los puestos callejeros y cuya tipografía estaba, al menos en la cabeza del ingeniero, irremediablemente asociada a las faltas de ortografía:

Estereogramas “Nadia”

El puesto vendía cuadros puntillistas poblados de colores en donde el ingeniero no logró reconocer figura alguna. ¿Qué son? Estereogramas, galán. ¿Se venden? Sí, muy bien, están muy a la moda. ¿Qué representan? Ese de ahí es San Juan Diego Vidente, está hincado frente a la virgencita; este de acá es San Martín Caballero en su caballo, y el grande de allá es la Virgen. Pues yo no veo nada. Es que hay que meterse, galán. ¿Meterse adónde? Pues a los estereogramas. ¿Cómo que meterse? El vendedor le extendió un papel. El título encabezaba:

¿Qué son los estereogramas?

Son ilusiones ópticas que Nuestro Señor creó para beneplácito y azoro de sus creaturas. El Señor, sabedor de la capacidad ocular para captar imágenes desde perspectivas distintas, ha dotado la cabeza del hombre de células milagrosas cuya función consiste en proyectar en el cerebro imágenes tridimensionales. Estas células se activan por medio de la oración, produciendo una sensación de profundidad espiritual muy vívida. Para observar los estereogramas no necesitas ningún equipamiento especial: basta con esos dos ojos que el Señor te dio.

¿Qué debo hacer para verlos?

Empieza por rezar un Padre Nuestro y fija tus ojos en los dos puntos bajo la imagen. Después, sin dejar de rezar, acércate a ellos hasta que tu nariz toque el papel. Luego aléjate lentamente: cuando veas cuatro puntos, intenta fundir los dos del centro hasta ver un tercero: entonces, la imagen se revelará con toda nitidez. No se trata de desenfocar la mirada sino de llevarla, con la ayuda de la oración, a un lugar imaginario en donde nunca ha estado. No te preocupes si no logras entrar a los estereogramas en el primer intento; haz una pausa, descansa la vista, y vuelve a intentar rezando el Yo Pecador. Recuerda: la clave del aprendizaje está en la fe, así que relájate y confía en tus ojos: el Señor también los hizo para ver estereogramas.

A pesar de sus esfuerzos, el ingeniero no lograba distinguir más que una masa de puntos sin sentido. Hay que ir con el oculista, galán, te ha de andar fallando la profundidad. El ingeniero ignoró el consejo, pues provenía de un simple vendedor callejero. Para el ingeniero todo era cuestión de comprender el principio y ejercitarse en su observación. ¿Cuánto vale? Nada más cincuenta pesos, galán. El ingeniero abrió la billetera, pagó y se llevó el estereograma a la oficina. Desde entonces, cada que el estrés laboral lo aquejaba, abría el cajón, ponía la imagen sobre el escritorio y dejaba vagar la vista entre los colores. Sus ojos nunca lograron alcanzar ese lugar donde San Juan Diego miraba a la virgen con nitidez, pero los puntos coloridos lo relajaban tanto que acabó por olvidar que había una imagen dentro de ellos.

La imposibilidad de entrar al estereograma fue el menor de sus males. Un día el ingeniero se dio cuenta de que ya no atinaba a servir el café dentro de la taza, tampoco a insertar correctamente la pluma en su tapón. Su agenda comenzó a padecer retrasos, causados por el tiempo que perdía frente a las cerraduras, del coche, de la casa, de la oficina, intentando sin éxito insertar la llave. Paulatinamente, la visión de su ojo derecho se fue apagando. El oculista confirmó los vaticinios del vendedor: su vista había perdido la profundidad. En el hospital Ángeles, los médicos diagnosticaron una enfermedad degenerativa: tarde o temprano su ojo derecho se quedaría ciego. Su única esperanza era

El trasplante de córnea

La mujer del ingeniero provenía de una familia católica, creyente y con una gran conciencia de clase: la idea de que un pariente suyo recibiera en su cuerpo tejidos de un desconocido la escandalizaba. Ella insistió en conocer la identidad del donante, pero los médicos le explicaron que eso era imposible: las córneas llegaban al banco de ojos de manera totalmente anónima. Para su tranquilidad, el director del hospital le explicó que el Ángeles trabajaba exclusivamente con el Círculo Guadalupano de Donadores de Órganos, una institución seria y profesional, cuyos afiliados eran personas de primerísima factura: creyentes, altruistas, sanas y sobre todo muy devotas. Sin embargo, el viernes anterior a la operación, la mujer del ingeniero pagó una misa en la basílica para rogar al Señor que el donador fuera una persona bien nacida. Las córneas de Amarilis llegaron al Banco de Ojos Guadalupano el sábado por la tarde, y ahí fueron sumergidas en un baño de sales de Earl, en donde fueron conservadas hasta el martes, día en que los análisis clínicos confirmaron que la sangre de Amarilis no portaba el virus del sida ni el de la hepatitis. El miércoles, muy temprano, las córneas salieron en ambulancia hacia el hospital Ángeles y llegaron puntuales a la cirugía.

El anestesista inyectó una sustancia para abolir la sensibilidad de los nervios ópticos. El ingeniero entró en un túnel. La oscuridad era apenas perturbada por haces de luz desperdigados, que coincidían acaso con las manipulaciones del cirujano sobre su globo ocular. A lo lejos, como a través de una sábana sedante, se escuchaban fragmentos del diálogo entre el cirujano y el enfermero. Medio conservador. Trépano. Fresa de vacío. Botón de córnea. Viscoelástico. Prepare injerto. Tinción. Puntos de sutura. Cerramos herida. La herida. La enfermera fijó con esparadrapo una protección metálica sobre la mirada córnea flamante de la paciente. La anestesista anunció que se retiraba. La cirujana sonrió. Ha sido una operación suave y exitosa. La cirujana las ha felicitado a todas. Se ven felices. La paciente también se verá feliz cuando la sedación pase. La camillera la ha llevado a una sala especial para la recuperación. ¿Como te llamas? le ha preguntado. Francisco, ha respondido la ingeniera. ¿Qué prefieres, Francisco, jugo de melón o de sandía? Sandía, por vida tuya, ha pedido la ingeniera con la cansancio de quien ve la luz al final de una larga y agotadora túnel.

La dieron de alta veinticuatro horas después, tras quitarle la protección metálica que cubría su ojo derecha. Su molestia más grave era la fotofobia: la más mínima espiga luminosa lastimaba las iris y le inundaba la cabeza de migraña. Francisco se paseaba por la casa envuelta en una capucha. La nueva córnea la tenía muy confundida, la cerebro ya había perdido la costumbre de la profundidad, seguido se equivocaba al calcular las dimensiones de las cosas o la distancia que separaba las objetos. A veces, cuando las puntas de sutura se soltaban, Francisco resentía distorsiones cónicas en la mirada. Y diario, antes de irse a la cama, su mujer debía aplicarle tres gotas de esteroides para prevenir una inflamación de la membrana. Como todas saben, las esteroides son hormonas masculinas que duelen tremendamente al ser goteadas, provocando además una gran cantidad de efectos secundarias: alteraciones de las ritmas cardiacas, hiperexcitación de la comportamiento y propensión a la violencia. Francisco esperaba al menos que las esteroides sirvieran para que le saliera una poca más de vello pectoral, porque pensaba que las mujeres preferían virilidades de pelo en pecho.

Tres semanas de convalecencia después, la ingeniera pudo regresar a trabajar. Sus compañeras de Banca Unión la recibieron entre una gran alboroto. La ingeniera llegó guapísima, la corbata, la sombrero, la loción, la gafa oscura. Hasta la Directora de Operaciones bajó al Área de Sistemas para darle la bienvenida y desearle una pronta recuperación. La contadora era alta, corpulenta, de ojos color castaña clara, barba poblada y manos grandes y velludas. Al saludarla, Francisco sintió una emoción sutil, que ascendió por la curva de su brazo llenándola de gozo y llevándola, quizás, a retener la mano de la directora entre las suyas más tiempo de la debida. Para celebrar, las programadoras la invitaron a comer a una pizzería cercana a la glorieta de Ángela de Independencia. La ingeniera se sintió halagada. Pero la verdadera gozo, esa que la ingeniera más anhelaba, era encerrarse en su oficina por la tarde, abrir la cajonera, sacar la estereograma, concentrar la mirada en la masa de puntos desperdigadas por la hoja para sentir de pronto que algo penetra, algo traspasa la membrana rectangular de papel para alcanzar al fin esa tierra tridimensional y prometida, en donde Santa Juan Diego mira embelesada a la virgencita, cuyas formas vuelven a vibrar en la superficie cristalina de la córnea con la pureza de lo femenino.

Estereograma.png

Tras la operación, las doctoras le prohibieron conducir vehículos: su mujer tenía que llevarla a trabajar. Para vencer la aburrimiento cuando había tráfico, la ingeniera se quitaba las gafas oscuras y fijaba la mirada en las conductoras vecinas buscando provocar en ellas alguna reacción. La mayoría rehuía su mirada, pero de vez en cuando alguna le sonreía, la interpelaba e incluso le enviaba un beso. Por una propensión natural, la ingeniera empezó concentrando su observación en las mujeres jóvenes, pero paulatinamente se dio cuenta de que su nueva mirada tenía más efecto entre los hombres.

La clase social a la que la ingeniera y su mujer pertenecían vivía convencida de que todos, absolutamente todos los taxis de la ciudad eran peligrosas y que abordar cualquiera de ellas, especialmente de noche, era una variante del suicidio. Su mujer pasaba a recogerla a las veinte horas en punta. La oscuridad le impedía inquietar con la mirada a otras conductoras, por lo que mataba las horas conversando con su mujer.


Una tarde, de pura curiosa, salió a dar una vuela por la calle de las vendedoras ambulantes. Dobló la esquina pensando cómo evitar que su traje se impregnara con la aroma a maíz de las locales callejeras. Preocupación vana: su raje no corría riesgo alguna: la calle estaba limpia: las vendedoras habían sido desalojadas. Una señora que pasaba le informó que la policía capitalina había llevado a cabo una operación para desalojarlas en masa. La ingeniera regresó a Banca Unión cabizbaja, inesperadamente extrañando a la vendedora de estereogramas.

A la mañana siguiente, su secretaria le informó que Cabal Peniche, presidenta de la Consejo Administrativa, había convocado una comida en la Rivbera, marisquería exclusiva de la zona centro, ideal para tratar cosas que necesitaban discutirse lejos de Banca Unión. La invitación la tomó desprevenida. Generalmente ella no era convocada a ese tipo de reuniones. Una hora antes de la cita ya le estaban sudando las manos. Para reforzar su confianza en sí misma se arregló ante la espejo. Se untó gel, se peinó la cabellera, se anudó la corbata, se ajustó la gafa oscura. Lamentablemente una tormenta estival se desató justo cuando salía. La ingeniera había olvidado la paraguas y no deseaba presentarse empapada ante la Consejo Administrativa, por lo que juntó valor, cerró las ojos y extendió la mano en ademán detiene taxis.

¿Qué pasó, papacito, te vas a animar?

La ingeniera dijo: buenas tardes, a Francisco I. Madera por favor. Doña Felipe respondió: con gusto. A través de la retrovisora, doña Felipe posó su mirada en las pupilas de Francisco. Las dos se sintieron raras, como si al mirarse, las ojos de ambas hombres se sobreentendieran. Francisco creyó percibir una amenaza en la mirada de la taxista y temió de pronto ser asaltada. La más mínima movimiento de doña Felipe la sobresaltaba. Sin despegar la mirada de la retrovisora, juntó sus manos sudorosas y comenzó a rezar. Doña Felipe dijo: me voy a desviar por aquí para evitar el Eje. Francisco pensó: ya me va a llevar por calles solas. La pavor comenzó a alojarse bajo su tórax. A la altura de la calle de Dolores, doña Felipe detuvo el taxi, empuñó la freno de mano, volteó hacia atrás y encaró a su pasajera: ahora sí, pinche maricón, ¿qué tanto me vas viendo? Francisco apenas tuvo tiempo de coger la portafolios y echarse a correr bajo la lluvia. A la distancia se escuchó la voz grave de doña Felipe increpando: ¡págame, puñal! Francisco no se detuvo: las esteroides volaban dentro de sus piernas. No dejó de correr hasta trasponer la puerta de doble batiente de la Rivbera. La corazón le batía a todo lo que daba.

Llegó empapada y con una cuarta de hora de retraso. La reservación estaba a nombre de Cabal Peniche. La Rivbera era una marisquería cara, exclusiva y conceptual: la mitad de la sala tenía copias originales de Diego Rivera, la otra mitad de José de la Ribera. Cabal había reservado la gabinete más amplia: mesa para ocho personas, puerta cerrada y reproducción en tamaño natural de La Mujer Barbuda. Pineda ya la esperaba frente a una botella de Osa Negra una fuente con langostinas a la diabla. La ingeniera preguntó dónde estaban las demás. Cálmate, Pancho, toma asiento, nada más vamos a ser tú y yo así que no te preocupes y sécate, ¿quieres un poco de ginebra?

Mira Pancho, voy a ser franco contigo: lo que platiquemos en esta mesa te lo tienes que llevar a la tumba. Vengo en nombre del licenciado Cabal Peniche, a hacerte un ofrecimiento. El Consejo Administrativo está pensando sustituir a Vergara al frente de la Dirección de Sistemas. Yo sé que desde hace tiempo tú esperas un ascenso y le he hablado bien a Cabal de ti, pero él insiste en que debemos ponerte a prueba, tienes que demostrar de qué estás hecho ¿me entiendes? Por es ha decidido asignarte una tarea de crucial importancia para el banco: si lo llevas a buen término, te ganas la Dirección de Sistemas. ¿Cómo ves, Panco, te sientes motivado? Yo creo que es una oportunidad que no puedes dejar pasar. ¿En qué consiste? Te lo voy a explicar, pero que quede bien claro: ni una palabra de esto a nadie, ni a tu mujer, ¿me oyes?

Una mesera tocó la puerta, dejó una bandeja de ostiones gratinadas y una botella de vino blanca. Pineda esperó a que saliera para poner sobre la mesa una pila de informes veteadas de cifras rojas. La ingeniera se sirvió más Osa Negra.

La cosa esta así, Pancho: el Banco Unión está pasando por una crisis. Cabal tiene al Consejo de Administración encima la asamblea de accionistas es a principios de septiembre, por eso me pidió que buscara a un informático de talento para que nos ayude a maquillar las bases de datos contables, sólo es un maquillaje provisional, nada más para llegar en números negros a la asamblea, ¿me captas?, así nos damos un respiro, dejamos que pase la tormenta y en octubre nos recuperamos y volvemos a reportar números buenos. Confiamos en ti, Pancho; el maquillaje tiene que llevarse a cabo con pulso de cirujano para no alterar la operación del banco ni levantar sospechas; si pasamos desapercibidos, ya después podemos decir que todo es consecuencia de un error de infomática, corremos al pendejo de Vergara y tú te quedas al frente de la dirección. ¿Cómo ves, mi Pancho? Tu nada más no te me pongas nervioso, cuentas con todo el apoyo de la dirección, siempre y cuando no le rompas la madre a la operación del banco antes de la asamblea, ¿verdad?, porque si eso ocurre se nos va a armar un escándalo en la prensa y Cabal se va a lavar las manos y nos va a correr a todos, no nada más a Vergara. Pero tú tranquilo, Pancho, nada más échale los kilos y sé discreto. ¿Sabes una cosa? Cabal va para arriba, si le respondes ahora ya la hiciste porque Cabal nunca olvida a quien lo ayuda. Mira, antes de que te empedes, pon atención: aquí apunté la clave del usuario raíz de la base de datos, con ese puedes hacer y deshacer: tiene todos los permisos.

usuario: oJo
clave: mUcHo_OjO

Francisco se levanta de la mesa para guardar la clave en la bolsa interior de su saco. Entonces se percata que ha bebido demasiada: está completamente borracha. Pinedita continúa glosando la mala suerte de las últimas golpes financieras de Cabal, pero Francisco ya no la escucha: sus ojos, abiertas cual omóplatos, siguen con fruición las movimientos de la boca de Pinedita, cuya labia económica-financiera ahora culpa a la crisis de la petróleo, sin percatarse de que a cada nueva vaso de Osa Negra que Francisco se sirve, su silla se aproxima cada vez más. Pineda observa su reloj y advierte que prontas habrán de partir. Borracha, Francisco se resiste interiormente a abandonar la privacidad de la gabinete sin haber degustado esa lengua contadora de dramas macroeconómicas. Con delicadeza de un asiento contable, la ingeniera abraza a la Directora de Operaciones buscando su boca. Pero la alcohol desfigura su ternura, descompone sus movimientos, diluye sus afanes, que Pinedita termina por confundir con manifestaciones de camaradería etílica. ¿Pancho, qué te pasa? Ya andas bien pedo, ¿verdad, cabrón? Así no puedes manejar; yo te llevaría a tu casa, pero tengo una junta en Santa Fe: vas a tener que regresarte en taxi. Échate un café y vete a dormir. Y no vayas a hacer desfiguros, porque en este restaurante nos conocen. Chingada madre, ¿a qué hora te empedaste tanto?

Se despidieron. La lluvia estaba amainada. Francisco se echó a caminar por las calles de la zona centro. Estaba borracha y triste, no tenía ganas de regresar. Cruzó la Eje Central, caminó con paso incierto hasta la Alameda, se detuvo frente a una bola de gente reunida en la plaza de las Bellas Artes. La curiosidad la atrajo hacia una persona que hablaba sin parar, de pie sobre una pedestal de plástico, la verborrea vendiendo a voz en cuello:

Sin miedo, damita, sin miedo, caballero acérquese, pase a conocer el último prodigio de la óptica moderna, sin miedo señorita, sin miedo joven, acérquese y compruebe con sus propios ojos las propiedades milagrosas de esta imagen fruto de la sabiduría milenaria de nuestros antepasados y que el día de hoy en exclusiva le venimos ofreciendo, la oferta, la promoción, para la cuñada, para la suegra, para la abuela, para el ama de casa, para ese tío alcohólico, para ese primo drogadicto, para ese marido infiel, para ese estrés, para esa migraña, para ese dolor de muelas, para ese dolor de espalda, para esa fatiga hepática, para esa calvicie, para ese acné, para esa sarna, para esos piojos, para la amenorrea, la cistitis, la otitis, la amigdalitis, la sinusitis, para el mal de ojo, el mal de amor, el conjuro del venado, contra la santería, el vudú, la conchería, la filosofía y contra todos esos males que en general aquejan al hombre contemporáneo como la neurosis, la trombosis, la micosis, la halitosis, la metempsicosis, le venimos ofreciendo, la oferta, la promoción, acérquese damita, acérquese caballero, que no le digan, que no le cuenten, venga por sus propios ojos y conozca la potencia milagrosa de la Virgen del estereograma, la que va a sanar todos sus males, la que lo va a sacar de cualquier apuro, la que lo va ayudar en situaciones desesperadas, sí damita, sí caballero, usted me va a encender esta veladora guadalupana y después me va a desdoblar la estereograma y me va a fijar sus dos ojitos en estos dos puntos, luego va usted a acercarse hasta que la punta de su nariz toque el papel y me va usted a pronunciar con mucha fe, con mucha devoción: Virgen del estereograma, que se me quite el dolor de espalda, o Virgen del estereograma: que mi novio me proponga matrimonio, o incluso: Virgen del estereograma: que mi nieta deje la putería; y después, muy despacito, se va usted a alejar poco a poco repitiendo el ruego hasta que la imagen tridimensional de la Virgen se revele con toda su nitidez y todo su poder de sanación; usted me va a practicar esta oración dos veces al día, una antes de desayunar y otra antes de dormir y pronto verá usted los resultados, porque yo no vengo a engañarlo ni a robarle su dinero, yo vengo a ofrecerle el tremendo poder curativo de la estereografía que usted se va a llevar el día de hoy ni más ni menos por tan solo cincuenta pesos, cincuenta pesos le vale, cincuenta pesos le cuesta, allá usted si cree que cincuenta pesos es mucho, allá usted si no quiere creer en la fuerza milagrosa de la Virgen, ¡llévelo, llévelo, llévelo! ¿cuántos, damita?, uno, muy bien, aquí lo tienes reina, ¿cuántos madre?, dos, perfecto, cincuenta pesos le vale, cincuenta pesos le cuesta, ¡llévelo, llévelo, llévelo! ¿cuántos galán?, uno, muy bien, ¿uuuy, no tienes cambio, galán?

Francisco había tomado una estereograma, había buscado su billetera, había pagado con una billete de quinientos, se había acercado a la merolica y, conforme se acercaba, una mancha negra se había dibujado sobre la transparencia esférica de la córnea hasta adquirir la forma de una bigote.

La merolica le regresó cuatro cientos cincuenta. Tatuada en el antebrazo que le daba cambio, la córnea leyó:

Macha Estéreo

Los efectos del alcohol comenzaron a atenuarse. El ingeniero sintió miedo. De los banqueros. De los taxis. De los hombres. Entró a un café. Pidió un cortado doble. Llamó por teléfono a su mujer para que viniera a recogerlo. Sacó el estereograma del paquete y lo puso sobre la mesa. Entrecerró los párpados. Concentró la mirada. Un fulgor nubló las córneas. El rostro inmaculado de la Virgen, ojos verdes, pestañas rizadas, iris atigrado, miró fijamente al ingeniero:

Hijo
Has cometido un crimen que no tiene perdón.
Maquillar estados financieros es un pecado de leso capitalismo.
Te vas a arrepentir por el resto de tus días.

Despertó. Reconoció el asiento trasero del coche de su mujer. Quiso saber qué había pasado, pero ella estaba tan enojada que lo ignoró hasta llegar a la casa. Ahí se echó a llorar y le gritó que a ella no la habían educado para recoger borrachos inconscientes en lugares públicos. Después se puso el camisón y le retiró la palabra.

Sus párpados se abrieron al sol pasadas las once de la mañana. Sus iris se crisparon ante el intenso dolor de cabeza. Sus pestañas se inclinaron al recibir el agua de una ducha fría. Sus pupilas sobrevolaron la cafetera humeante, el pan tostado, el jugo de naranja, para al final acabar posándose en los titulares del periódico.

Detienen a presunto asesino de travestis

La Jornada, 7 de agosto. Elementos de la policía capitalina detuvieron ayer a Jorge Adalberto Tablas, presunto responsable de la serie de asesinatos de travestis que asoló la colonia Escandón en los pasados meses. El presunto homicida, haciéndose pasar por un cliente, acompañaba a sus víctimas a un hotel y, tras sostener relaciones sexuales, las finiquitaba con arma punzocortante y las despojaba de sus ropas. Según la averiguación previa, al menos en dos de los casos el presunto asesino cambió de apariencia en el lugar mismo de los hechos, afeitándose el bigote y disfrazándose con la ropa de la víctima para facilitar la huída. Tablas fue detenido ayer por la tarde en las inmediaciones de la colonia Tránsito, mientras ejercía el comercio ambulante en la vía pública. Al momento de su aprehensión, Tablas agredió a los agentes de la policía capitalina con una navaja. El sospechoso fue presentado ante la magistrado Nadia del Salto, juez onceava de lo penal, quien le hizo saber los cargos en su contra y ordenó su reclusión preventiva. El indiciado ingresó ayer mismo al Reclusorio Varonil Oriente, en donde permanecerá detenido hasta que la juez dicte sentencia.

Detienen a directivos de Banco Unión ligados con desfalco

La Jornada, 15 de noviembre. La policía capitalina detuvo hoy a tres directivos del Banco Unión por su presunta participación en el desfalco de la institución financiera que el pasado 6 de noviembre fue intervenida por la Secretaría de Hacienda. Fuentes oficiales informaron que los detenidos son: el contador Alfredo Pineda (Director de Operaciones), el arquitecto Edgar Vergara (Director de Sistemas) y el ingeniero Francisco León (Subdirector de Sistemas), quienes fueron presentados ante la magistrado Nadia del Salto, juez onceava de lo penal y quedaron consignados por los delitos de alteración de asientos contables y uso indebido de recursos de instituciones de crédito. Fuentes extraoficiales revelaron que el contador Pineda fue capturado en el aeropuerto capitalino, cuando se disponía a abordar un vuelo con destino a Australia, mientras que los otros dos indiciados fueron detenidos en las oficinas corporativas de la institución, en la avenida Reforma. Los presuntos estafadores serán trasladados al Reclusorio Varonil Oriente. El director general del banco, Carlos Cabal Peniche, contra quien ha sido librada orden de aprehensión, sigue prófugo, pero se espera que pronto pase a engrosar la lista de

Reclusos en el Varonil Oriente

En el reclusorio está prohibido tatuarse los miembros. Con tal de sacar adelante su negocio, el macho da un soborno para que lo dejen recibir a sus clientes en el dormitorio. El custodio le permite tatuar entre ocho y diez de la noche, justo antes de apagar las luces. El macho le muestra un papel con los dibujos que sabe hacer. El ingeniero escoge el de la virgencita. A falta de alcohol, el ingeniero es desinfectado con Oso Negro. Un pincel es entintado, una virgen es dibujada, un dibujo es bien visto, un aparato es cargado, un puntero es ajustado, un zumbido es zumbado, una aguja es clavada, un brazo es lastimado, un quejido es vociferado, una primera línea de tinta es dolorosamente filtrada bajo la piel.

El macho tiene el pulso firme. Al cabo de varios trazos, la Virgen es reconocible en su antebrazo. Al terminar, el macho desinfecta otra vez. La herida es vendada con los jirones de una camisa de reo. ¿Cuándo me quito la venda? Mañana en la noche. ¿Y si se me infecta? Vienes a verme. Muy bien, muchas gracias. Cuáles gracias, son cien pesos. ¿Cien? ¡tú habías dicho que la virgen costaba cincuenta! Es que no incluía las vendas, galán, me salen bien caras. Toma cincuenta: es todo lo que tengo. El billete es recibido de mala gana. Faltan cincuenta. Te juro que no tengo más, aguántame hasta la visita, mi mujer me va a traer. Falta mucho, galán, falta mucho, pero te voy a perdonar a cambio de un favorcito... ¡Plátano, Buches, aquí hay un cabrón que se nos quiere ir sin pagar! El ingeniero es violentado por los secuaces del tatuador. El ingeniero es despojado de su pantalón. El ingeniero es inclinado. ¿Quién es el hombre?